fbpx

Curiosidades de los hogares españoles que no encontrarás fuera. Tendencias decoración

Hogares españoles - obranuevaenmalaga

Si te has criado en España, muchas de tus costumbres pueden resultar de lo más curiosas para una persona extranjera. No caemos en la cuenta de ellas porque forman parte de nuestra normalidad y hemos llegado a ellas por la necesidad propia de nuestro clima o por nuestro modo de vida. Somos muy nuestros: basta con hacer un viaje o, mejor aún, vivir en el extranjero para aprender – con mucha humildad – que no en todas partes hacen las cosas que nosotros hacemos. De hecho, observar y poner en práctica algunas de esas diferencias puede resultar muy enriquecedor, aunque, como veremos, puede no ser así en todos los casos.

  • ¿Qué es lo primero que hacemos cuando tenemos una visita? Evidentemente, mostrar nuestra casa a los invitados. Si recibes una visita de alguna persona de otro país, probablemente, este hecho le choque. En muchas otras partes del mundo, cuando somos nosotros los que hacemos una visita, conoceremos el recibidor, el salón y el aseo si hacemos uso de él. Pero aquí, no. Aquí enseñamos hasta el último rincón (si está ordenado) de nuestra casa antes de ofrecer una bebida o un aperitivo a la visita. La razón detrás de esta costumbre es que queremos mostrar confianza hacia los demás y que esa visita se sienta como en su casa.
  • Otra curiosidad que tenemos en casa, concretamente en el cuarto de baño, y que prácticamente solo compartimos con los franceses, es el bidé. Y aquí podemos entrar en un debate con detractores (con razón: ocupa un gran volumen para el poco espacio con el que contamos en casa) y fervorosos defensores por la utilidad que tiene. El uso del bidé atiende a una cuestión cultural y, con el paso del tiempo, se está actualizando. Cada vez más se instalan “duchetas” que no son más que una pequeña ducha en el inodoro para que éste pueda cumplir un cometido mixto. En otros casos, directamente se eliminan porque no se utilizan y, efectivamente, ocupan un precioso espacio en los, cada vez más pequeños, cuartos de baño de nuestras casas.

Hogares españoles - obranuevaenmalaga

  • Si has viajado fuera de España, prácticamente da igual donde hayas ido y dónde hayas pernoctado, no habrás encontrado persianas. O al menos, persianas como las conocemos en nuestras casas. Tenemos muchas horas de sol al día que, junto con las temperaturas que podemos llegar a alcanzar, crean la necesidad de protegernos de una manera realmente práctica. En otros lugares como Reino Unido o en la totalidad de los países noreuropeos lo ven como una anormalidad, ya que disponen de pocas horas de luz y no quieren perder ni un solo rayo de sol que pueda entrar en su casa.
  • ¿Cómo puede ser que alguien no tenga una lavadora en su casa? Pues esto es así en muchos lugares del mundo. Tener una lavadora en casa no es tan común como parece. Lo vemos en las películas estadounidenses, en las que hay lavanderías de autoservicio, pero esto también se da en otros lugares. En ocasiones, para poder lavar y secar la ropa hay que acudir a una lavadora comunitaria en algún lugar del edificio con todos los inconvenientes que puede traer. También se puede dar otra situación que es particularmente española ¿La lavadora no está en la cocina? El asombro es mayúsculo (y recíproco). Cada vez más estamos entendiendo que el lugar de este electrodoméstico no ha de ser necesariamente en la cocina. Es más frecuente, poco a poco, encontrarla en espacios habilitados para el cuidado de la ropa. También tiene que ver con cómo hemos construido nuestras viviendas, la posibilidad de tener una terraza-lavadero junto a la cocina y con el siguiente punto.

Hogares españoles - obranuevaenmalaga

  • Tendemos nuestra ropa a la vista. Esto se da también en otros países mediterráneos. La explicación y la lógica tras esto es clara: nuestro clima permite que la ropa se seque al aire por temperatura y falta de humedad. Ciertamente, si hacemos un análisis objetivo de este hecho, resulta, cuanto menos, extraño. Mostramos, no solo a nuestros vecinos, también a la gente que pasa por la calle toda nuestra ropa, con una exhibición de intimidad que choca frontalmente con otras formas de vivir.
  • Y, por último, una grandísima noticia para la salud de nuestras casas: ahora nos descalzamos al entrar a nuestro hogar. Esta (sana) costumbre, que es de lo más común en muchísimos países (orientales y occidentales) no era nada frecuente en estos lares. Uno de los aprendizajes que nos ha dejado la pandemia es que no debemos ensuciar nuestra casa con todo lo que pisamos fuera de ella. Es bastante lógico si nos paramos a pensar.

Ser permeables a las costumbres que puedan llegar de fuera nos enriquece. No está de más escuchar otras opiniones y aprender otros puntos de vista sin prejuicios. La conclusión a la que debemos llegar siempre es la practicidad. Si hay una costumbre foránea que te funciona, utilízala aunque te miren con cara rara, que es la misma cara con la que nos pueden mirar desde fuera.

 

Gema Armenta - obranuevaenmalaga

Autor:

Gema Armenta

Esperamos que os haya sido útil el artículo «Curiosidades de los hogares españoles que no encontrarás fuera. Tendencias decoración«. Recuerda inscribirte en nuestra newsletter para estar informado de todas las novedades de Obra Nueva en Málaga y noticias relacionadas con el mundo inmobiliario. Quiero inscribirme ahora

Igualmente síguenos en Facebook e Instagram para tener información diaria sobre las Promociones en comercialización y noticias de interés.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de e.mail no será publicada

once − seis =