fbpx

¿Quién mató a la señora Sostenibilidad?

Sostenibilidad José García arquitecto málaga

En el “apacible” mundo que nos rodea, un lugar donde nuestras vidas intentan transcurrir con cierta tranquilidad, la señora Sostenibilidad, una respetable anciana de la comunidad, es encontrada muerta en su idílica casa de campo rodeada de una frondosa arboleda. La noticia sacude a sus vecinos, admiradores y amigos, que siempre la consideraron un modelo de sabiduría, virtud y amabilidad.

Personalmente, tengo que reconocer que no me pilla desprevenido, aunque nunca pensé que acabaría así. Llevo tiempo alertándola de que su desbordante popularidad podría volverse su en contra. De hecho, durante una de las muchas conversaciones que teníamos, cuando iniciaba algún proyecto y dudaba de si lo que estaba haciendo era lo correcto o no, le dije:

– No lo tome mal, pero debería usted ser más cuidadosa con el tipo de empresas que deja entrar en su casa. Algunas no vienen con buenas intenciones. Incluso yo mismo me pregunto si aplico correctamente las recomendaciones que amablemente me regala en cada visita que le hago.

Suspiró profundamente y, mirándome fijamente con sus ojos verdes, me contestó:

– Tengo la esperanza de que todos los que se acercan a mí se quedan con algo que, por muy pequeño que sea, impactará positivamente en este mundo que tanto lo necesita. Nunca rechazaré a nadie que me pida alguna ayuda o colaboración.

Esta fue su perdición. A medida que la noticia del fallecimiento se propaga, surge la pregunta que todos se hacen: ¿Quién mató a la señora Sostenibilidad? El asesinato parece inexplicable ya que ella no tenía enemigos conocidos y llevaba una vida llena de éxitos, siempre rodeada de gente. Todo el mundo la quería a su lado. Hacerse una foto con ella era garantía de popularidad inmediata en los medios. Asociar su apellido a cualquier producto, le permitía “reducir” de inmediato su impacto medioambiental y mejorar su posicionamiento en el mercado.

Las sospechas recaen sobre su entorno más inmediato: su criada leal, su médico de cabecera, su vecino excéntrico e incluso en su propio sobrino, que esperaba heredar toda la fortuna familiar…
Así lo veo. La situación actual bien podría ser el argumento de una novela firmada por Agatha Christie. Desde que en 1987 la Comisión Mundial de Medio Ambiente y Desarrollo de Naciones Unidas acuñase la expresión “desarrollo sostenible” su difusión ha sido exponencial. Empezando por su incorporación en el Principio 3.º de la Declaración de Río (1992) y acabando como mero reclamo comercial de cualquier producto de uso cotidiano, como un paquete de galletas de espelta.

libros de agatha crhistie

En la última década, el término «sostenible» se ha convertido en una palabra de moda en nuestra industria, como en otras tantas. Casi cualquier elemento constructivo o proyecto se promociona como «sostenible». Una corriente que me lleva a preguntarme si se ha diluido su significado real dentro de tanto ruido mediático.

«Sostenible» se ha convertido en un hype del sector residencial. En un mundo cada vez más preocupado por el cambio climático y la conservación de los recursos naturales, no es de extrañar que promotoras, arquitectos y constructoras deseen abrazar la sostenibilidad como una característica clave de sus proyectos. Sin embargo, esta buena intención a menudo se ha transformado en una sobreexplotación del término que, en muchos casos, carece de sustancia real, quedándose en poco más que una estrategia de marketing.

En esta época de cambios que estamos viviendo, no es sorprendente que la sostenibilidad sea una tendencia dominante e incluso ineludible. Es un hecho: por fin los consumidores buscan viviendas que sean amigables con el medio ambiente, eficientes en el uso de la energía y respetuosas con los recursos naturales.

Esta creciente demanda ha llevado a un uso excesivo de la palabra «sostenible» para describir proyectos que a menudo no cumplen con las expectativas asociadas con este término, seamos sinceros. En muchos casos, se ha convertido en poco más que una etiqueta publicitaria utilizada para atraer a los compradores preocupados por el medio ambiente, pero sin un compromiso real.

sostenibilidad en la arquitectura

 

La sostenibilidad en el sector residencial

La sostenibilidad en el sector residencial tiene que ir más allá: implicar un enfoque integral en la reducción del impacto ambiental a lo largo del ciclo de vida de un edificio. Estos son algunos aspectos clave que deberían considerarse al evaluar la sostenibilidad en la construcción residencial:

Eficiencia energética. Un edificio sostenible debe estar diseñado para consumir menos energía y utilizar fuentes de energía renovables siempre que sea posible, sin utilizar ninguna argucia normativa. Esto también incluye la instalación de aislamiento adecuado, ventanas de alto rendimiento y sistemas de calefacción y refrigeración eficientes.

Materiales sostenibles. Los materiales de construcción deben seleccionarse minuciosamente, dando preferencia a aquellos con un bajo impacto ambiental, como maderas certificadas y productos reciclados. Ello irá ligado a la reducción de la generación de residuos durante la construcción.

Gestión del agua. La gestión eficiente del agua es fundamental. Esto incluye la captación y retención de agua de lluvia, la instalación de dispositivos de bajo flujo, reutilización de aguas grises, y la consideración de paisajes sostenibles con alto porcentaje de dosel arbóreo.

sostenibilidad jose garcia

Diseño bioclimático. La orientación del edificio, de sus estancias y el diseño arquitectónico pueden optimizarse para aprovechar al máximo la luz natural y la ventilación, reduciendo así la necesidad de iluminación y refrigeración artificiales.

Salud y bienestar. Un edificio sostenible tiene la obligación de promover la salud y el bienestar de sus ocupantes, utilizando materiales no tóxicos y creando espacios interiores saludables.

Longevidad y adaptabilidad. La durabilidad y la adaptabilidad de un edificio son aspectos claves de la sostenibilidad. Un edificio que puede resistir el paso del tiempo y adaptarse a diferentes usos a lo largo de su vida útil es inherentemente más sostenible.

Mantenimiento. Un diseño capaz de reducir los gastos de mantenimiento y alargar los plazos de revisiones permitirá reducir los recursos y la generación de residuos durante toda la vida útil del edificio.

sostenibilidad sale el sol

Algunos dirán que ya existen sellos medioambientales que certifican la sostenibilidad de los edificios. Es cierto, pero son muchos ¿qué les diferencia?, ¿alguno es mejor que otro? Personalmente no tengo una opinión muy definida, pero dudo mucho que un cliente sepa orientarse en esta multitud de logotipos cada uno más sostenible que el otro.

Echo de menos una etiqueta estandarizada, una ficha técnica muy sintetizada que incluya un listado de las características de un edificio con indicadores cuantificados. Esto permitiría a cualquier comprador poder comparar varias promociones y elegir siendo consciente del grado de sostenibilidad del producto que está adquiriendo. Es algo que hacemos al comprar un coche y deberíamos poder hacer antes de firmar una hipoteca de 30 o 40 años. La competencia fomenta la eficiencia y la innovación.

Mientras, nos podemos imaginar las conclusiones del detective Hércules Poirot tras su investigación sobre la muerte de la señora Sostenibilidad. Sorpresivamente podría acabar sin ningún encarcelamiento dadas las características del culpable: entre todos la hemos adulado, entre todos la hemos matado, incluido él mismo.

 

José García Ruiz - obranuevaenmalagaAutor: José García Ruiz

Arquitecto coordinador de ejecución en el Estudio Ángel Asenjo y Asociados de Málaga

Esperamos que os haya sido útil el artículo «¿Quién mató a la señora Sostenibilidad?». Recuerda inscribirte en nuestra newsletter para estar informado de todas las novedades de Obra Nueva en Málaga y noticias relacionadas con el mundo inmobiliario. Quiero inscribirme ahora

Igualmente síguenos en Facebook e Instagram para tener información diaria sobre las Promociones en comercialización y noticias de interés.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de e.mail no será publicada

diecisiete − trece =